Usamos cookies. Tienes opciones. Las cookies nos ayudan a mantener el sitio funcionando sin problemas e informar sobre nuestra publicidad, pero si deseas realizar ajustes, puedes visitar nuestro Aviso de cookies para más información.
Uso de cookies en su dispositivo. Las cookies nos ayudan a mantener esta página web funcionando correctamente y a personalizar nuestra publicidad, pero el uso que hacemos de las cookies depende de usted. Acepte nuestra configuración o personalícela.
×

Aplicaciones Offline

Es innegable que el futuro inmediato de la web pasa por una fase de renovación (a través de plataformas móviles como iOS o Android, HTML5…) que conlleva nuevas formas de funcionamiento, uso y, cómo no, medición de nuestros sitios y aplicaciones. Es de vital importancia conocer y estar preparados para estos cambios, ya que lo que hoy parece tener poca relevancia mañana puede ser norma. En este post vamos a centrarnos en un cambio que para bien o para mal ya estamos viviendo: las aplicaciones web offline.

Con el acceso a la web cada vez más frecuente desde la red móvil (desde los propios teléfonos a los módems usb), no es posible seguir asumiendo que el usuario tenga conexión a Internet el 100% del tiempo. Hay que tener en cuenta que va a haber interrupciones en la conexión, por ejemplo por falta de cobertura, y que, en muchos casos, los usuarios van a preferir descargar nuestras aplicaciones y consultarlas de forma offline, para ahorrar, tanto en batería de sus dispositivos móviles, como en sus facturas de transmisión de datos. Este consumo, sin conexión de las aplicaciones, plantea problemas a la hora de realizar recogidas de datos.

Por ejemplificar lo expuesto en el párrafo anterior, podemos pensar en una aplicación de prensa donde el usuario se descargue a su teléfono o e-reader, la edición del día desde su casa a primera hora de la mañana, y vaya posteriormente consultando las noticias. Como analistas sedientos de datos queremos conocer que contenidos, realmente, ha consultado este usuario después de la descarga inicial, pero si el usuario no tiene conectado su dispositivo a Internet mientras usa nuestra aplicación, las huellas tradicionales no van a poder llevar a cabo su trabajo, lo que supone un vacío de información sobre el consumo de contenidos de éste.

La solución al problema pasa por un envío de datos “en diferido” a las herramientas de analítica, es decir, deberemos almacenar los datos en el dispositivo del cliente y mandarlos todos juntos cuando el usuario vuelva a conectarse a Internet.

Los proveedores de herramientas ya están empezando a implementar este tipo de recogida de datos, por ejemplo en Google Analytics for Mobile se recomienda utilizar el envío batch. La solución de Google, aunque es un paso en la dirección correcta deja fuera a todas aquellas aplicaciones creadas en plataformas no soportadas por Google Analytics for Mobile, desde BlackBerry a las aplicaciones web offline de HTML5.

En definitiva, las aplicaciones offline son ya hoy una realidad, y es de esperar que su uso aumente en el futuro próximo. Habrá que estar atentos a las soluciones que planteen los diferentes fabricantes para dar un mejor soporte a este nuevo tipo de aplicación

Unirse al debate
En nuestra compañía